Columnista Invitado


Alcen las manos, bajen los estoques.

Por El Bardo de la Taurina
10/9/2019

México y anexas…las Bardianas
En la vida hay hombres habilidosos, vivos, oportunistas, tercos, incultos y pa’quién me referiré con esos calificativos es más que suficiente, pues con algunos de estos brochazos quedaría definida la personalidad del Presidente Andrés López, quién desde luego desde palacio cobra otra dimensión y una de ellas es no decir nada, diciendo mucho o viceversa, mas generalmente cuando él desea quitarse la responsabilidad pues recurre mañosamente al engaño y la manipulación, lo cual hace sacando del armario cualquiera de sus armas como la ‘mano alzada’ o las encuestas callejeras, las cuales las maneja a como se le da la gana.
Él sabe muy bien donde y cuando recurrir a estas artimañas o tretas  y sobre todo siendo un camaleón pues domina el arte del camuflaje o el disfraz con habilidad, mas aunque todos sabemos que su guardarropa de ropajes y máscaras es muy amplio sabe él que algunas túnicas por mas guangas que parezcan, le aprietan y entre ellas están las que le pueden abrir el grifo de el agua helada y reconociéndole que es un escapista profesional al estilo de los malabaristas de la palabra como lo fue Don Germán Valdés “Tin Tan”, quien mucha gente no sabe que el Sr, López le fusiló la frasecilla esa de -Me canso ganso- la diferencia es que el hermano del “Loco” Valdés y de Don Ramón el de la vecindad del “Chavo del ocho”, era un genio de la comicidad y el que ahora la usa, pues es Presidente de la República.
El señor de palacio no se ha dado cuenta, como sí se daba cuenta “Tin Tan” que el mofarse casi siempre reditúa en lo dicotómico, que va de lo patético a lo gracioso, como fue aquella ocurrencia que sexenios atrás tuvo Don Germán Valdés de bautizar su yate como “El Tinta ventó” en alusión al yate presidencial que en épocas creo del sexenio Alemanista se llamaba el ‘Sotavento”, claro que no hace ni falta ahondar entre la genialidad de uno y la simpleza del otro, usted saque su deducción a quien le va un calificativo y a quien el otro.
Pero todo esto viene porque el nacido cerquita del Hotel Cortés, en lo que hoy es la Av. Hidalgo, atrás de la Alameda Central en la Ciudad de México, la que nació sin álamos, además de haber sido un auténtico ídolo que jamás necesito de llevar acarreados a las carpas, teatros, cines y plazas de toros donde se presentó, era un gran actor y torero que para algunos en su línea no ha sido superado por ningún otro, ya sé que muchas personas en lo personal, estarán pensando que el otro inmenso, el de la gabardina, lo pudo o hasta lo superó.
Bueno esto viene a propósito de que muy pronto cuando él mismo reciba la orden hogareña, le va a ordenar a la señora del Palacio del Ayuntamiento o a la señora del Palacio de San Lázaro o a la otra señora la que no tiene un palacio y si una cámara de Senadores o a la Sra. Que no es morena pero que es de MORENA, esa la que se cambió el nombre por uno muy extranjero y muy fifí. Vaya usted a saber quién de las señoras se organice una encuesta, simulacro o parodia, pa’disfrazar una muerte anunciada, donde entre otros el arte, la cultura, lo popular, lo tradicional, van a poner a la muertita y el señor en una más de las suyas se va a lavar las manos diciendo que fue; voluntad de los de las manos alzadas, eso si él a todo color organiza el tinglado, aprovechando un mitin sobre cualquier otra cosa que nada tenga que ver con las corridas de toros.
 El epitafio solo dirá; Le dimos el tiro de gracia porque la señora de la Fiesta Brava hacía mucho que estaba muerta, y ahí si tengo que aceptar que el tiene otros datos más certeros, porque los de aquí adentro todavía andan en la pasividad… comenzando por los del Palacio de Fierro, que a decir verdad esos si son inteligentes, pues poner ahí otro de sus Palacios, les va a redituar más de un millón de ganancias que el andar promoviendo toreros, que ya no los hay aquí, pues si los hubiera, ya se hubieran manifestado, claro, con el riesgo de que los conviertan en Ninis.

 

 

cualquiera de sus armas como la ‘mano alzada’ o las encuestas callejera
...el Sr, López le fusiló la frasecilla esa de -Me canso ganso-
...otro inmenso, el de la gabardina, lo pudo o hasta lo superó...