Para el Recuerdo


PARA EL RECUERDO...

Por: Manuel Ríos.
30/7/2019

El 6 de enero de 1947 nació en Chihuahua Raúl Contreras "Finito", al que hoy recordamos como un torero que pudo haber llegado muy lejos si no hubiera encontrado una muerte tan prematura como trágica, cuando se encontraba en plena fase de consolidación de su carrera taurina.
A la edad de 8 años se mudó con su familia a San Miguel de Allende, Guanajuato, ya que su padre, Alberto Contreras ¨El Ronco¨, administraba la ganadería de Tomás Valles, en donde el pequeño Raúl ayudaba a los vaqueros en las faenas del campo en sus tiempos libres y después de asistír a la escuela.
Su contacto con el ganado de lidia y el agradecimiento por parte del ganadero, hicieron que su aprendizaje se facilitara. Y fue a la edad de diez años cuando comenzó a hacer sus pinitos delante de las becerras.
Debutó como novillero a los 14 años de edad en la plaza "Oriente" de San Miguel de Allende, donde cortó su primera oreja al novillo "Carmelito", de la ganadería de Begoña.
Lo "bautizó" un periodista.
En ese entonces, sus amigos y familia le apodaban El Gato, mote originado por el color de sus ojos verdes. Su seudónimo taurino de "Finito" vino después de una visita que le hiciera al periodista español radicado en México, Enrique Bohórquez y Bohórquez, que en esa época era el corresponsal del periódico Esto en Ciudad Juárez.
Nada más verlo, Bohórquez le puso el apodo de Finito y así fue como salió al día siguiente fotografiado, el día en que toreó en la plaza "Alberto Balderas", precisamente en 1963.
El 8 de septiembre de 1963 se presentó en la Plaza México, compartiendo cartel con Juan de Dios Salazar y Paco Lara, quienes lidiaron novillos de Zotoluca. Raúl toreó este festejo en el coso de Insurgentes aún convaleciente de una grave cornada que le infirió un novillo de San José de Buenavista en Monterrey.
Aunque Finito no volvió a torear en la Plaza México, sí obtuvo triunfos resonantes en otras plazas de provincia. Y en "El Progreso" de Guadalajara, Ignacio García Aceves lo puso aunque no hubiera cortado una oreja en la México. Este hecho supuso una rara excepción.
El 13 de diciembre de 1964 fue herido de gravedad por un novillo de Garfias en la plaza de Guadalajara. Pero a los pocos días reapareció en el festejo navideño y se llevó el Estoque de Plata que estaba en disputa, en una tarde en la que alternó con Jesús Solórzano, Manolo Rangel y Rafael Muñoz "Chito".
Sus tríunfos en "El Progreso" de Guadalajara fueron tan significativos que fue invitado a participar en el serial novilleril en 1965 en "El Toreo" de Cuatro Caminos.
Un gran debut en España.
En ese año, su apoderado, Tomás Valles Hicks, lo llevó a España haciendo una gran campaña y alternando con lo mejor del escalafón taurino español. Hizo su presentación en Barcelona el 17 de julio de 1965, alternando con Manolo Sancúlar y Palomo Linares, lidiando novillos de Salustiano Galache, saliendo en hombros después de dar una vuelta en su primero y cortar las dos orejas de su segundo.
Del acontecimineto existe una carta redactada en Madrid por el apoderado de toreros español Victor Manuel Pérez Herrera a su amigo Cayetano Leal "Pepehillo" (padre del matador y empresario Curro Leal, que fuera notable novillero y subalterno, comentando lo siguiente: "Te escribo éta desde Madrid, ya que el domingo estuve en Barcelona a donde fui a tratar un asunto con Balaña; vi la novillada en donde debutó tu paisano Finito y la verdad te digo, para mí ni cuando debutó Arruza en Madrid le llegaría este muchacho a los talones, es el mejor mejicano que ha venido a España, desde que yo veo toros, claro quitando a Gaona que yo no lo conocí, desde hay pa´delante, este es el mejor de todos"
La tarde del 31 de octubre de 1965 Finito tomó la alternativa en la plaza La Esperanza de su tierra natal, siendo su padrino Joselito Huerta y teniendo como testigo a Antonio del Olivar, con el toro "Coloritos" de la ganadería de La Laguna, al que le cortó una oreja.
Regresó a España al siguiente año y se presentó como matador de toros en Jerez de la Frontera, el uno de mayo, en un cartelazo, acompañado de Antonio Bienvenida y Antonio Ordóñez. Durante su presentación en Barcelona recibió una grave cornada que le trajo de vuelta a México sin poder confirmar su alternativa en "Las Ventas" de Madrid.
Contreras era una atracción muy fuerte en los carteles de postín, alternando siempre con lo mejor de la torería del momento. En "El Toreo" de Cuatro Caminos hizo el paseíllo en cuatro ocasiones actuando con Joselito Huerta, Manolo Martínez, José Fuentes, Antonio Ordóñez, Cesar Girón y Guillermo Sandoval, pero la tarde del 3 de julio de 1966 fue todo un acontecimineto al verse acartelado en mano a mano con Manuel Benítez ¨El Cordobes¨, en una corrida en la que se agotó el boletaje.
Un mano a mano de postín.
Meses después se vuelven a encontrar en la ciudad de Chihuahua, el 13 de noviembre, completando la tercia Mauro Liceaga, tarde que los tres espadas salieron en hombros al cortar ocho orejas y un rabo a los toros de San Martín. Finito se fue por delante al cortar cuatro orejas y un rabo.
Cuando El Cordobés regresó a España al término de su campaña en México, le preguntaron que cuál de los toreros mexicanos era el mejor y sin dudar respondió: "No se cuál es el mejor, pero el que más me empujo, que me hizo que me arrimara más a los toros, que no me daba momento de respiro y que hizo que me entregara a tope fue Finito".
El torero de Chihuahua confirmó la alternativa en la Plaza México la tarde del 29 de enero de 1967, siendo su padrino Juan Silveti y teniendo como testigo a el diestro español Juan García Mondeño, con el toro "Saucito", de Torrecilla.
El 8 de abril del mismo año se celebró en el coso de Insurgentes una corrida nocturna en la que estaba en juego El Estoque de Oro. Junto con Finito hicieron el paseíllo Manuel Capetillo, Ricardo Castro, Jaime Rangel, Manolo Espinosa "Armillita" y Manolo Martínez con toros de Mariano Ramírez. Tanto Finito, con el toro "Lobito", y Manolo Martínez, con "Catrín", cortan una oreja cada uno y por cosas del destino el diestro de Monterrey se llevó el trofeo en disputa, hecho que disgustó mucho a Raúl Contreras.
El 7 de enero de 1968, el diestro de Chihuahua regresa a la México, plaza que da mucho pero también quita, alternando con Manuel Capetillo y Ricardo Castro. Al quinto de la tarde, de nombre "Sonajero", le cuajó una magistral faena coronada con una gran estocada y así cortó el rabo número 67 de la historía de este monumental coso.
Dos semanas después reaparece alternando esa tarde con Raúl García y Calesero Chico, lidiando un encierro de Santo Domingo y al quinto toro de nombre "Gladiador", Finito le hizo una gran faena premiada con dos orejas.
En los meses de noviembre y diciembre se llevó a cabo la III Feria Taurina de México, también llamada la feria Guadalupana, en "El Toreo" de Cuatro Caminos. Contreras actuó en dos festejos, compartiendo el cartel con Manolo Martínez, Eloy Cavazos, Miguel Márquez, Manolo Cortés y Curro Rivera, con un encierro muy bien presentado de Mimiahuapam, tarde en la que el español Miguel Márquez cortó la única oreja de la tarde.
Muchos percances y pocos triunfos.
La temporada de 1969 fue muy castigada para Finito porque sólo toreó 18 corridas y cortó una soitaria oreja, quizá debido a las cornadas que recibiera en la plaza "La Luz" de León, y la de la Plaza México, el 9 de marzo por el toro "Barbero", de la ganadería de Santo Domingo.
En 1970 su carrera comenzó a decrecer y sólo se vistió de luces en trece ocasiones, cortando siete orejas, cinco de ellas obtenidas en la plaza de Ciudad Juárez. En una de ellas hizo matador de toros a Raúl Ponce de León, en presencia de Mario Sevilla, con toros de Santacilia.
El 13 de septiembre se celebró la corrida del Estoque de Oro en Ciudad Juárez en la ya desaparecida Plaza Monumental, trofeo otorgado por la Asociación de Matadores, organismo del que Raúl Contreras llegó a ser su representante ejecutivo. En esa tarde se acartelaron Pepe Luis Vázquez, Alfonso Vázquez II, Manolo Espinosa "Armillita", Eloy Cavazos y Raúl Ponce de León, con toros de Cerralvo. Tanto Finito como Cavazos cortaron una oreja cada uno, siendo Eloy el que ganó el trofeo en disputa.
La tarde del 29 de noviembre Finito fue padrino de confirmación de la alternativa de Francisco Rivera "Paquirri" en la Plaza México, teniendo como testigo a Manolo Martínez, con toros de José Julián Llaguno.
En 1971 hizo el paseíllo en 15 tardes, llevándose a la espuerta un total de diez orejas, destacando la corrida nocturna que se celebró el 22 de abril en Aguascalientes, fecha en la que compartió cartel con su padrino Joselito Huerta y Manolo Martínez, quienes lidiaron un encierro de Jesús Cabrera, saliendo en hombros los diestro de Chihuahua y Monterrey al cortar cada uno dos orejas.
En 1972 Finito se reencontró consigo mismo, ya que fue una temporada en la que actuó en 24 corridas en las que cortó treinta orejas y un rabo. Su rivalidad con Manolo Martínez fue en ascenso y torearon juntos en Ciudad Juárez. En esta corrida se dieron un buen agarrón y cortaron cuatro orejas por coleta, ante la mirada de Alejandro Otero.
En 1973 se viste de luces en 19 ocasiones, cortando 23 orejas y cuatro rabos. En ese año se realizaron en los Mochis cinco corridas de toros, de las cuáles Finito alternó en tres tardes, destacando la del 25 de marzo cuando compitió con Curro Rivera, lidiando un encierro de Fermín Rivera, saliendo en hombros de la plaza al cortar cuatro orejas y un rabo y acompañado de Curro, que cortó los máximos trofeos a uno de sus toros.
Para recordar en esta misma temporada, la tarde del 5 de agosto en Ciudad Juárez, alternado con Alfredo Leal y Curro Rivera, cortó las orejas y el rabo a un toro de Santacilia, y el 23 de septiembre en la corrida de el Estoque de Oro, en esta misma frontera, finalmente logró llevarse a su espuerta este preciado trofeo, alternando con Raúl García, Eloy Cavazos, Curro Rivera, Mario Sevilla y Mariano Ramos, con toros de Las Huertas.
Siempre a más, la de 1974 fue una temporada extraoridaria para el diestro de Chihuahua que se vistió con el terno de seda y oro en 19 tardes, cortando 35 orejas y tres rabos, actuando en las plazas más importantes del país, siendo esta temporada el final de su triunfal camino.
El accidente y la muerte.
Comenta Armandino Durán, uno de sus biógrafos, que Finito murió el 4 de diciembre de 1974 a la edad de 27 años, como consecuencia de un accidente automovilístico ocurrido en la ciudad de México (así figura escrito en varias biografías). Sin embargo, la realidad fue que a finales de agosto, toreando en Tijuana, un toro lo empaló con el pitón lanzándolo por los aires y cayó de cabeza, sufriendo una pequeña conmoción cerebral del cual se repuso para salir a torear su segundo toro.
Y una semana después, al estar toreando a su segundo toro en San Luis Potosí, se desvaneció sin que nadie supiera qué le ocurría. En la enfermería de la plaza le diagnosticaron una conmoción cerebral y después de estabilizarlo permaneció hospitalizado dos días, antes de ser trasladado a la ciudad de México en una ambulancia aérea.
Los médicos a su cargo comentaron que el tratamiento de Finito llevaría más de un año con la prohibición precisa y estricta de estar impedido para torear y conducir vehiculos, noticia que le cayó como un balde de agua fría.
El irredento carácter de Raúl Contreras hizo que no atendiera la instrucción de no manejar, y el 23 de noviembre de 1974 sufrió un accidente automovilístico en el Periferico de la Ciudad de México, en una pendiente con curva de la que salió disparado para estrellarse contra un árbol.
Resultó con heridas graves que no ponían en peligro su vida. Pero Finito cayó en una profunda depresión, rechazando los medicamentos y dejó de alimentarse, circunstancia que lo condujo a la muerte el 4 de diciembre de aquel año.
Su muerte provocó un gran dolor en el medio taurino, sobre todo porque se trataba de un torero con mucha proyección que iba a dar guerra de la buena. Así que aquella ilusion se truncó de tajo.
Hoy quisimos evocar la figura de este torero por su trayectoria en los ruedos, y desde éstas líneas enviamos un abrazo fraterno a su familia que, seguramente, le recordará como un hombre de bien que se jugó la vida en la profesión de lo que tanto amaba.

Por: Manuel Ríos. Escrito el 6 de enero del 2009 | Ciudad Juárez, Chihuahua

Su seudónimo taurino de Finito vino después de una visita...
Una de las tardes actuando El Cordobes y Finito en Chihuahua
El matador José Huerta fue su padrino de alternativa...
Saludos con El Cordobes en un mano a mano...
Su tocayo Raúl Basso lo dibujo para ilustrar un cartel
Contreras era una atracción muy fuerte en los carteles de postí