Columnista Invitado


PRIMERA DE CALAVERAS, LOS ASTADOS DIERON AL TRASTE CON LA VOLUNTAD DE LA TERCIA.

Pedro Julio Jiménez Villaseñor
30/10/2016

MUY TARDE terminó la primera corrida del corto serial llamado “Festival de Calaveras”, bautizado así puesto que, en esta tierra, Aguascalientes, vio la luz primera don José Guadalupe Posada, el grabador de cuyas gubias salieran obras donde “La Catrina”, el elegante esqueleto de sombrero refinado, nos recuerda que somos simples humanos y algún día, elegantes o no, dejaremos este mundo. 
VIMOS AL de Badajoz Miguel Ángel Perera, al queretano Octavio García “El Payo”, y al local Arturo Saldívar, quienes lidiaron -sería mejor escribir, por mal que pueda parecer, que “lucharon”- con un “catalogo” que exhibió lo contrario a astados bravos. Va lo que salió por toriles… 
TRES DE Torreón de Cañas (2o., 4o. y 6o.), uno de San Isidro (3o.), uno de Jaral de Peñas (5o.), uno de Pepe Garfias (1o, sobrero sustituto) y uno de Teófilo Gómez (7o, de regalo), quitando al procedente de la segunda dehesa nombrada, todos fueron de impecable presentación, pero malos y descastados. Lo que parece cábala son los de obsequio, este fue el que más se dejó.
EL PROFESIONALISMO de los anunciados nos salvó de morir de aburrimiento, los tres diestros se jugaron la epidermis de verdad, cada uno a su estilo pero muy bien.
AL ABRIRSE la puerta de cuadrillas los espadas iniciaron el paseíllo llevando tomados de la mano a varios niños, la aceptación publica se demostró con la fuerte ovación escuchada, seña de que el mensaje de “SI LA ENTRADA A LOS MENORES” es avalada por todos. Al termino se brindó un minuto de aplausos en memoria del reciente fallecimiento de un monosabio y de la hija de don Lucio, el bonachón y noble guarda plaza.
FICHA:
Tarde fresca con pequeñas ráfagas de viento, la entrada apenas llegaría al tercio del aforo de este coso que tiene capacidad para quince mil personas.
Miguel Ángel Perera, silencio tras dos avisos, silencio y vuelta en el de regalo perdiendo al menos dos apéndices también por fallas con la toledana.
Octavio García “El Payo”, palmas y ovación.
Arturo Saldívar, silencio y silencio.
HOY CAMBIAMOS de coso ya que en la plaza San Marcos el paisano Leo Valadez se encierra con Montecristo, Los Encinos, Santa María de Xalpa, San Isidro, Teófilo Gómez, y uno más de Boquilla del Carmen.

Perera vuelta en el de regalo perdiendo al menos dos apéndices
Octavio García “El Payo”, palmas y ovación.
Arturo Saldívar, silencio y silencio.