Entrevista


Pepe Rodríguez SEGUNDA PARTE

por María López
11/1/2018

Yo había leído un libro que mi papá se encontró en las chácharas “Mas cornadas da el hambre” de Luis Spota, era la segunda edición, con fotografías me gusto el lenguaje abyecto, me hacía gracia porque yo provengo de Tacubaya de un barrio bajo, soy naco de nacimiento, tenía un lenguaje muy florido, me hacía gracia ver esas groserías escritas, cuando tienes la idea que un libro te va a educar, te va a hacer mejor persona, en fin, perjuicios, paso el tiempo. Cuando yo empiezo a torear y me comienza a dar miedo yo quería saber de dónde se sacaba el valor y como domina ese miedo, empiezo a leer para distraerme, buscar valor en la lectura, leo Currito de la cruz, llevaran luto por mí, pocos libros, los que yo veía que cargaban los torerillos y había un vendedor casi frente a “El Ruedo” que tenía 3 libros exactamente, el torero caracho, la teoría de Pepe Hillo y José Rafael, una novela de los libros que yo había leído, le propuse un cambalache y me dijo que estaba bien, yo le lleve los libros que había leído, se los intercambio, el tenía como 6 libros y me los intercambio por un libro y aparte le tenía que dar 10 pesos y dije ¡qué encajoso! Se me ocurrió vender mis libritos a la hora del sorteo en 10 pesos cada uno y los vendí, me sobraba dinero, no sé qué me dio y me guarde el dinero y compre esos libros que yo ya sabía dónde se vendían, los compro y mi hermana mayor me presta dinero porque encontré un libro muy bonito pero no me alcanza entonces yo cada domingo vendía a lo mejor 10 libritos y yo veía si el vendedor los había vendido y no, y yo vendía mis libros chiquitos muy fácil a la hora del sorteo, en una de esas encontré los libros que este señor vendía creo que estaban a la venta a 3 pesos y pues dije ¡de aquí soy! Y empecé a vender los libros a la hora del sorteo y una persona que me ayudo bastante y son de las experiencias de vida que te forman, don Enrique Guerrero quien era una persona muy conocedora de la fiesta brava, un verdadero intelectual que concurso por el premio de los 64 mil pesos y se lo gano, el hizo un libro para conocer el inicio del toreo el ABC del toreo, yo le pedí a don Enrique si me podía vender alguno de sus libros, me los daba a 10pesos yo los vendía en 15 y muy rápido y aunque no los vendiera todos, se los pagaba y me decía ¡qué tal mi torero llévese hoy 20!, yo me ponía a vender mis libros en uno de los pilares y una vez llego con 300 libros del ABC del toreo y me los dio a vender porque me dijo que ya estaba cansado y eso fue como un impulso a vender, a una carrera comercial como cualquier otra, bendito Dios el libro del toro me ha dado para mucho, me dio para sostener mi carrera profesional, para comprarle la casa a mis hijos, para comer, el toro y los libros me han dado lo que soy, así de sencillo.
¿Cuántos años lleva en esto?
Yo no recuerdo un año en concreto, empecé por 1975, 1976, lo que tengo muy presente es cuando debute en la feria del novillero en 1976 yo ya vendía libros esto me ayudo para ir a las ganaderías y decir, yo me llevo un par de libros bajo el brazo y los coloco porque los coloco y era tan habilidoso que los vendía hasta en el camión, en una ganadero ase los vendí a Felipe González y en el libro que escribí de “El Pana” cuando hablo de mis andares taurinos, cuando recorrí los caminos de Apizaco, que muchos caminos son veredas, de un pueblo a otro te comunicas así, o la carretera de Apizaco a San Martin Texmelucan hay muchos pueblos que dan corridas de vacas, yo me iba con la bendición de mi jefa y unos libros bajo el brazo, y esto me ayudo a tener muchas relaciones ahí y poder torear mucho en Tlaxcala, fue donde más me relaje porque yo nunca me acomode a la media casta, aun así ya ponía un par de banderillas, hacia un quite, buscabas un capotazo, es algo que me llena de romanticismo y sentimiento, yo creo fui con mis compañeros de los últimos maletillas, que anduvimos en esos caminos de Dios, sin saber dónde andábamos, hacia donde íbamos, ahora lo veo y digo que era un inconsciente, eso te va dando carácter y forjando lo que quieres ser en la vida, a diario después de mis oraciones y pedimento le pido a Dios que me de claridad del pensamiento para saber que voy a hacer ese día, porque aun así lagartón, vejestorio que estoy ando con muchas inquietudes, la ultima es haber escrito el libro de “El Pana” vivencias que tuve con él, otras indirectas que pase con él, y esto me tiene que dar pauta para que siga escribiendo de toros, no lo hago tan mal , cuando me dieron las 3 en 6 toro 6, campo bravo, torerísimo de México salieron cosas muy buenas, una entrevista que hicimos donde me toco aportar el material sobre Manolete, un compromiso muy fuerte, me decía Miguel Ángel Carranza, el ue llevo al último las riendas de torerísimo, le comente que que más se podía decir de Manolete si ya todo se dijo y lo primero que se me ocurrió decir que Manolete era el héroe literario por excelencia, que era el torero más lleno de adjetivos y de quien más se ha escrito en toda la historia del toreo y es el auténtico icono de la fiesta, porque si alguien te pregunta quien ha sido el mejor torero de todas las épocas y que pueden reconocer en el pasado, presente y futuro, hasta los que no saben de él, dices Manolete y te dicen que es un torero, hay ríos de literatura de él, cuando se pensaba que ya se había escrito todo , ahora se empieza a escribir sobre sus amores, Lupe Sino fue su mujer, la han pintado como lo mejor, peor pero eso a nadie le incumbe más que al matador.
¿ha colaborado en un medio taurino?
Yo iba de metiche, pensaba que algo podría ser interesante, “El Redondel” fue el primero que me abrió las puertas, cuando Kena Moreno quería hacer algo de la fiesta algo menos vulgar, ella le impuso al Doctor Gaona un reglamento taurino, yo ya sabía algo de derecho y cuando lo vi me di cuenta que el documento era anticonstitucional voy al redondel y lo escribo esa disertación que hice sobre el reglamento que era anticonstitucional, después para remacharle seguí con lo de la comisión taurina, que esta no era autoridad, en fin cuestiones jurídicas y aprovechando de una entrevista que me había hecho un poco antes “Clarinero” descubrió algo que no me considero así que era muy simpático y que tiea un don, que me hacía ser un pintoresco vendedor de libros, aun no me recibía de licenciado y en la entrevista me dijo que se me podría llamar juristotero y me encanto el apelativo y cuando escribí del documento anticonstitucional lo firme como Pepe <Rodríguez jusristorero. Ya después empecé a escribir capsulas en “El redondel” yo no era colaborador, más bien me daban la oportunidad de publicar un artículo, pensamiento, escribía de lo que yo quisiera, escribí uno que se llamó “los libros taurinos y Pancho Flores”, “La esperanza”, con el tiempo esos conceptos que se me vinieron a la cabeza los vas afinando y después no alcanza el espacio. Escribí hasta que el periódico desapareció. Seguí escribiendo en campo bravo y torerísimo y en este me permitieron adelantar un libro que jamás ha salido a la luz pública y que no acabo de concluir, un libro que le titule “nociones de tauromaquia”, no se ha publicado porque cada vez me encuentro más material yo tuve la intención de ilustrar con dibujos el desarrollo de las suertes, había dibujos que me quedaban muy bien copiados de una o dos fotografías de un muñeco utilizado como modelo, explicaba cómo se debían realizar las suertes porque una de las fortunas que tengo es que si aprendí a torear, conocí la mecánica de las suertes, es algo que te da cierta ventaja sobre los que escriben de toros. Por ejemplo el violín es muy diferente al par de calafia, en el violín el par de banderillas s epasa por la hombrera y en el par de calafia originalmente se daba una conversión casi siempre a la derecha para darle el perfil al toro y “El Pana “ pegaba el par por la espalda, es un par muy difícil, ahora el quite por “navarras” son chiquilinas antiguas, si se lee la teoría de Pepe Hillo, las navarras dice que se le echa el capote al hocico del toro, cuando el toro viene en el viaje, se da un viaje contrario al camino del toro para volver a presentar la capa. En una cajetilla de cerillos me encuentro la tauromaquia de Corrochano y dice “la navarra, suerte en desusó”, es como la chicuelina, pero de costado. Cuando empiezo a escribir el libro de nociones de tauromaquia ni siquiera tenía computadora, ahora hace maravillas, escaneas la foto, la insertas, ayuda mucho a ilustrar lo que quieres decir con palabras, pues es muy complicado explicar con frases, con imágenes es extraordinario. Los dibujos que ilustran “muerte de azúcar” acerca de la tauromaquia de Manolo Martínez son increíbles, decía Manuel Bergamín que se debería prohibir la entrada a la plaza a los que no sepan geometría, la tauromaquia de Manolo era muy geométrica, este hombre se adelantó 30 años o más, Manolo, Eloy y Curro se adelantaron a la época de que ya se torea perfecto, tal vez el único pero de la tauromaquia de Manolo es que hoy se torea más cerca que nunca, el toro cuando pasa te lleva de lo contiguo que pasa. Pienso que el toreo ya evoluciono a lo perfecto, la faena inigualable ya se hizo se puede ver en “El Juli”, Perera, Escribano, Armillita a quien sea, cuando viene la perfección después sigue la degeneración, eso es lo que me preocupa ahorita. Después de hacer una faena despacio, con temple y se sigue con tremendismo, eso es la degeneración del toreo, ahora si no se remata la faena con Bernardina parece que es incompleta y cuando el toro está pidiendo la muerte los toreros se empeñan en sacarle 20 pases más, son cosas que no entiendo. Viene Diego Urdiales a enseñarnos que es el toreo clásico, con arte esa es la buena tauromaquia para siempre, creo que muchos toreros deben tomar esa imagen de Urdiales y entender que el toreo tiene que mejorar, buscar cada quien su perfección dentro de su propia línea, no hay que imitarlo que otros están haciendo, hay pases de moda que rompen con el concepto clásico del toreo, dice el maeso Emilio Muñoz que me encanta como define el toreo “le han faltado el respeto al toro y a las normas del toreo” y corrige; al menos lo que a mí me enseñaron, hay que tener mucho cuidado y saber si estamos ante una evolución, una degeneración o regresión de lo que es el toreo.
¿sabrá cuantos libros ha vendido?
No, fíjate nada más para comprar la casa, vendí mi biblioteca de más de 6 mil libros de toros, creo que el que mejor ha vendido una biblioteca, la más grande era la de Eleuterio Martínez, es la como el doctor Marco Antonio Ramirez de Morelia, yo tenía muchos libros, una vez que escribí en el Facebook donde hice el comentario que había vendido mi biblioteca, para comprar mi casa porque nunca pensé que iba a ser papá, creo que es la carrera más difícil que puedes elegir en la vida y que jamás puedes concluir y jamás te vas a recibir, me urgía un espacio para mis hijos, los tenia viviendo en dos departamentos, en uno hacían la tarea y comíamos y en el otro dormíamos, yo aspiraba a ser rico con mi profesión, nada mas no veo la mía, un caso que estaba llevando de esta casa  y fuimos a ver a los clientes, se le ocurre a mi hija decirme, si viviéramos aquí comiéramos diario pizza y le comente, deja hablar con mis clientes a ver si me venden la casa y si me la vendieron y pude haberle comprado, Julio Téllez me comento como de burla ¡como 6 mil libros? Tenía como 20 ediciones de Currito de la cruz, variaban en las portadas ahí ya no me convertía en bibliófilo sino en coleccionista de libros. He vendido miles y miles de libros. En la época de Pepe Alameda se fusila un libro “Las cornadas” vendí cientos yo vendía viernes , sábado y domingo también Crónica de sangre” que son libros morbosos se vendieron muchísimo, solo entre esos dos libros fueron miles.aqu voy a pecar de vanidoso hay un antes y después de Pepe Rodríguez, anteriormente no existían tantos bibliófilos como ahora, después de que empiezo a vender se forma el grupo de bibliófilos taurinos, me complace que los primeros fueron mis clientes, de cierta manera yo formo este grupo, antes me dolía ahora ya no, no me aceptan en su grupo porque decían que yo perseguía un fin distinto, el comercial cuando el que más le ha dado fomento y difusión a la lectura taurina he sido yo desde mi modesto puesto de libros, he vendido libros para todo el mundo, y todas las bibliotecas  del mundo tienen un libro vendido por mí. No es fácil conseguir tanto libro, antes le batallaba mucho pero ahora me los traen y vendo lo que tengo repetido, esa ha sido mi temática de toda la vida. Don Manuel Montes de Oca un bibliófilo muy distinguido cuando se enteró que había vendido mis libros, me comento que iba a poder reconstruir mi biblioteca y parece que se está cumpliendo, agradezco a la vida de haber empezado tan temprano, ahora me faltan libreros. Lo que es muy difícil es conseguir libros mexicanos, ni con todo el dinero del mundo. El libro taurino tiene una vida efímera, la primera edición, una corta y hasta ahí tienen un tiraje de entre mil y dos mil el libro que compro lo que cueste es el sentimiento del toreo de Enrique Bojórquez, es uno de los libros más hermosos, otro libro muy bonito el más bello que se ha hecho en México la historia del toreo de Ernesto Gómez padilla, libro artesanal, con grabados cada hoja. Me resulta anecdótico , el libro que más he vendido en una sola tarde en la corrida del 50 aniversario de la plaza México vendí mas de 500 del manual del villamelon de Samuel Rosete, pero el libro más vendido ha sido @Las Cornadas@, he vendido más de 2 mil, antes el libro me dejaba mucho, actualmente le batallo más, en mi puesto debo de tener 400 libros de diversos títulos y no vendo 50, algo está pasando, la plaza México piensa que va a formar nuevos taurinos ofreciéndole a los chavos alcohol, fiesta, cantando. El mexicano no tiene cultura para leer no e vendo al taurino en general, le ofrezco al culto como al ganadero, intelectual, artista me gusta enganchar como al joven. Actualmente en mi biblioteca calculo que ya pasé los 2 mil libros, pero tengo que hacer una depuración porque ya se me confunden mis libros con los de la venta, tengo miles de carteles de mural, pero la gente no compra eso y no me resigno a tirarlos.
¿Cuántos libros ha escrito?
He escrito para mi “nociones de tauromaquia” pensando en lo que quisiera saber el aficionado, como el nombre de los pases, encornaduras, pintas, es un libro que no lo termino, yo lo empecé a hacer con pluma atómica, ya después tinta indeleble y seguí con fotos de las suertes y con eso tampoco termino por tantas fotografías y se me está haciendo interminable llevo haciéndolo como 15 años en este libro pretendo que la tauromaquia como cualquier otra ciencia se aprenda a través de la observación y algo que sí puedo decir es que yo si aprendí a torear y con esto confirmo que los cronistas deben  haber toreado porque desde su perspectiva no es lo mismo.
El otro libro que, si lo acabe, pero no lo publique, es para gente con conocimientos más profundos Luis G Inclán “iniciador de la tauromaquia mexicana” este libro se requiere que se entienda el contexto taurino, hablo de una tauromaquia charra, criolla, muy nuestra y la interpretación española que trajo Bernardo Gaviño, lleva mucha historia de México, es la búsqueda de una tauromaquia propia escribo desde cómo se hacían las suertes, despeje, suertes de los picadores de antaño.
El libro de “El Pana” surge más o menos hace dos años, una historia que comparto con él un  31 de julio de 1978, toreo “El Pana” un novillo devuelto por manso, cuando ve que el toro va a ser devuelto, corre,  se sale del plaza se roba un capote de un puesto que estaba en los pilares de la plaza México, pretende saltarse para el ruedo pero ve que al novillo se lo están llevando los cabestros llegaron los policías y lo sacaron de la plaza, le pide a la esposa del doctor Gaona que le regalen ese novillo, que le den la oportunidad de torearlo, y comento “si no lo convenzo me retiro de esto”, la esposa  intercede por él, lo torea “El Pana”  se gana la oportunidad para torear el 6 de agosto este 31 de julio surge un torero grande, de leyenda, de apellido Rodríguez de nombre Rodolfo y apodado “El Pana”,  yo empiezo a escribir quien era realmente , un torero de sentimiento, por vocación, que tuvo mucha resistencia. escribo algo que se convierte en un éxito, se hace viral, lo empiezan a compartir y un desgraciado porque no le puedo decir otro nombre se fusila mi texto e imágenes, es un esfuerzo mío, esto en Facebook yo iba a escribir la historia de “El Pana” y un amigo me dijo que mejor escribiera un libro,  por qué la historia verdadera y que el propio torero jamás relato, él se crea otra historia porque se vendía muy bien, era un pícaro, cachondo, le gustaba tomar el pelo a la gente, se inventaba a mil historias, en la película del brujo de Apizaco que se me hace una aberración, todo eso que relata es mentira,  este productor Rodrigo Lebrija no tenía trabajo y le pide a Murrieta y le dice que hiciera un documental sobre “El Pana” el matador estaba en el alcoholismo total, este productor dice que  el torero le relato su vida en media hora, después dice que junto 80 horas de material cinematográfico la película son puros pegotes, en una entrevista que le hace tomando quien sabe que dice que es alcohólico, llevándolo a los anexos criminales que existen en la ciudad,  el matador le pide perdón a su hija, se insinúa en la película que trato de tener un acto sexual con ella, hubo cárcel pero no querella es algo muy desagradable, a la película le pretenden cambiar el título, ahora están promocionando “las buñis de el brujo”, lo que empiezo a escribir que esa carrera meteórica como un novillero jamás la ha tenido en la plaza México, ni el propio Valente Arellano, la temporada de novillero del “El Pana” le sale muy sufrida, una cornada a la femoral, tremenda en un festival para el monosabio “Gamucita” casi lo mata un novillo en la plaza México, y a tres semanas de esa cornada reaparece, torea 11 festejos en la temporada 78-79,es  pagar el precio de la juventud y en el caso de “El Pana” la propia vida, el toreaba vacas, muy pocos novillos, por eso lo cogían los toros, tarda mucho en madurar su toreo, yo hablo de los inicio de una leyenda ósea la parte que el torero no quería platicar, digo como lo conocí, como toreaba, cuando se cuela al callejón y de ahí con un par de banderillas que lo coloca increíble y en vez de que este par le sirviera para torear una novillada, casi lo golpean y lo sacan de la plaza, cuando se aventó de espontaneo con “El Capitán”, así nació este libro, como una respuesta que me indigno.  ando corto de parné toque muchas puertas y muchas se me cerraron. tengo mucha documentación muy valiosa de “El Pana”, contratos, su verdadera firma, muchas fotos autografiadas por él, una fotografía de un trincherazo increíble, de cuando “El Pana” se pone en huelga de hambre, decide Herrerías ponerlo y le va muy bien, ya había asimilado el toreo pero en esta época que ya estaba muy bien y le pudo haber entrado el dinero fuerte, es cuando agarra el alcohol más fuerte, pero lo que lo regresa al infierno es cuando se tira con su cartulina al ruedo y hubiera toreado la temporada del 50 aniversario de la plaza México, con esto se pierden 15 años más y su intención era ya despedirse de la plaza México, la tarde de “Rey Mago” es mágica, toco el cielo con las manos, tengo mucha cuerda y aun me falta material para este libro y buscar una editorial. Este libro lo hice con mis escasos recursos, tuve que aprender a pegar hojas, a cortar con el cúter estoy haciendo libro por libro a mano, muchos me han criticado porque escribí más de mí que de “El Pana”.
 
por María López: Representante en México del sastre Justo Algaba
 
 

Pepe Rodríguez de niño toreando de capa
La primer vez de luces toreando una vaca
...y llegaron más toreando en cuanto se podía...
Que buenos tiempos como Novillero, es Pepe Rodríguez
Con los compañeros y los maestros tras de torear
He escrito para mi nociones de tauromaquia...
...están promocionando “las buñis de el brujo”...