Entrevista


Entrevista al jefe de Torileros de la Plaza México José Ignacio Flores

por María López
14/10/2016

Nos dimos a la tarea de buscar a uno de los trabajadores de la plaza de toros México con mayor antiguedad en su puesto y nos encontramos con el jefe de torileros, a quien entrevistamos vía telefónica y esto es lo que nos respondió:
¿Cuál es su nombre completo?
- José Ignacio Flores.
¿Desde cuándo asiste a la plaza México y cuanto tiempo tiene de trabajar como torilero?
- Ya voy para 61 años en la plaza mexico, de 12 años me llevo mi papá que era jefe de los torileros y me empezó a gustar mucho ese ambiente, todos los domingos me iba con él, se murió el que era jefe de torileros, yo entre en el 55 cuando murió otra persona y desde ese año estoy en la nómina, todos los torileros que conocí ya fallecieron solo quedo yo desde que se inauguró la plaza, cuando se inauguró en el 46 yo tenía 6 años, y desde ese entonces iba a la plaza, ya como torilero le ayude mucho al doctor Gaona, cuando entonces los toros de antes tenían más genio, eran más peligrosos, los domingos los metíamos a sus cajones, los preparábamos para que a las 4 de la tarde salieran, a veces se nos paraban de manos los toros al momento de enchiquerarlos, hasta daba miedo para meterlos a sus cajones, esto fue en los años cuarenta y tantos, había un señor que no sé qué paso era ayudante del Dr. Gaona se llamaba don Isidoro, era el que cuidaba la plaza y el estadio, a veces me veía entre semana y me decía ¿Qué andas haciendo muchacho? e iba a ver qué estaba haciendo, me gustaba mucho estar ahí y cuando cerraban la plaza yo siempre regresaba a trabajar, después estuvo de empresario el ganadero don Javier Garfias, aunque duro poco tiempo, después vinieron otros empresarios y el patronato taurino, después con el doctor Herrerias como unos 22 años más o menos.
¿Que hacia en la plaza cuando no estaban como torilero?
- Antes nos poníamos a jugar futbol en el ruedo, otros jugaban baraja en el estribo del ruedo, también nos íbamos por donde está la capilla de la virgencita de Guadalupe a jugar y éramos muchos, también jugábamos en la parte que esta antes de llegar al túnel, jugaban con los "Zacatecas" que eran dueños de los caballos, yo solo jugaba fut bol porque baraja nunca aprendí a jugar, y de los torileros se fueron muriendo hasta que ya solo quedábamos 3, uno de ellos metió a sus hijos, después murió el “Chino” que era muy famoso, él era entonces el jefe.
¿Que toreros le han dejado algun recuerdo?
- De los toreros me acuerdo de Alfredo Leal, “Capetillo”, el “Calesero”, Manolo Martínez, Eloy Cavazos, esos toreros de antes, luego veo mis Programas que me da el sr. Alfredo Flórez para acordarme. Ahora estoy yo de jefe desde hace como 2 años, se me hace increíble que yo sea el jefe de torileros, pero así la vida va dando vueltas.
¿Cuáles son las actividades que hace en la plaza?
- Los que arreglamos los toriles llegamos temprano, sacudimos, barremos, limpiamos los toriles donde van a estar los toros, que todo esté bien para que no se vayan a lastimar, después vamos a ayudar a los señores de la delegación a que empiece el sorteo que ahora es a las 12:30 llegan los apoderados, se hace el sorteo, empiezan a anotar en las tarjetas, con el número y nombre del toro ahí sacan los toros que les tocaron para torearlos sus toreros, ya después van diciendo los números y más o menos sabemos que toros son, los apoderados se van a los pasillos que están en los corrales a ver sus toros, y nos vamos los torileros para meter los toros, y se empiezan a meter los toros pero hay que echarle mucho valor, pero gracias a Dios nunca me ha sucedido nada, se hace todo bien, respetan lo que yo les digo, esa ha sido mi vida en los toros.
¿Algunas anecdotas que le hayan sucedido en su trabajo?
- Cuando trabajaba íbamos a subir una camioneta y me truena mi oído derecho, ya no aguantaba y me quede sentado un buen rato, luego les ayude pero después con el tiempo me di cuenta que ya no escuchaba, me compraron mis hijos unos aparatos pero parecía que me gritaban y la verdad no los uso, si escucho aunque a veces si me tienen que repetir las cosas, pero de ahí en fuera estoy bien, camino, como, hago todo bien para mi edad. Ahora que estuvo cerrada la plaza diario estaba viendo quien iba a quedar, cuando se iba a abrir, y me quedaba escuchando los pasodobles de la plaza, me gusta mucho estar ahí, soy el primero que llega, también antes fui velador porque el Dr. Gaona solo tenía uno, se llamaba Agustín pero le decían "el Canti" porque se parecía mucho a Cantinflas.
Ya desde hace 4 domingos ya no abro la puerta porque me dijo el sindicato que ya había trabajado mucho ahí, desde antes del 55 dure abriendo la puerta de toriles, donde sale el toro para el ruedo, cuando va a salir el toro yo les grito ¡divisa! y salen los toros con los colores de la ganadería, se la colocaban y ya cerraba yo. En una corrida que toreo “El Juli” le regresaron su toro porque salió medio manso, lo metimos, pero no obedecía el toro y el subalterno de “El Juli” me da el capote para ver si entraba con la punta y me estrella la cara en el capote, le perdí la cara al toro, 3 veces me lo quite pero no entraba el toro, en eso cierro la puerta y se quedo el toro ahí parado y se la empecé a abrir despacio para que no me fuera a rematar, cuando abrí la puerta me espere, le siguieron insistiendo, por dentro estaba otro torilero hablándole y tocándolo, pero el toro no se movía de ahí, ya entro el toro y me dijeron, te salvo la divina Providencia y pues no me tocaba, gracias a Dios el toro no hizo por mí.
Hay un señor que es muy famoso que se llama Gonzalo Martinez que va cada 8 días y dice que fue torilero pero yo no me acuerdo, dice que tiene más años que yo en la plaza pero ni pelear, le digo que sí, es el único que me queda de testigo y espero seguir más años ahí. Conocí a varios señores como el sr. Godoy que era jefe de la porra de ingenieros, “El Pato” que era el líder de la porra libre, conozco gente de tantos años que me ven ahí en el callejón, conocí a Pepe Alameda, Paco Malgesto, vi a muchos artistas como Olga Briskin, que se subía a un elefante y le daba vueltas al ruedo, me acuerdo de la película que hizo Pedro Infante, hicieron una fogata en el túnel y pasaban con una moto, me dejaba pasar el sr. Isidoro que era entonces el encargado de la plaza, tengo tantas anécdotas que solo me acuerdo de esas, ha, también a Joaquin Lopez Doriga.
¿Cuándo indultan a un toro usted se hace cargo de el?
- El toro indultado se mete a un cajón donde no haya toros, ahí se queda toda la noche, nada más se le quita el rejón de la divisa con una garrocha, al otro día como a las 9 de la mañana llegan los veterinarios, los ganaderos, los empresarios y, lo sacamos a un corral, lo amarramos de los cuernos y lo vamos jalando hasta donde ya no se pueda mover, le ponen su inyección y se va soltando la cuerda y se va echando hasta que se queda dormido, le ponen otra inyección y lo empiezan a curar, le ponen suero y muchos líquidos, le lavaban con gasas, le ponen un líquido violeta y le limpian con la presión de la manguera para quitarle microbios y no se infecte, ya que está curado lo cosen le curan todas sus heridas, las puyas de los picadores y rejones de banderillas y le ponen más suero y nos vamos retirando todos para esperar a que se levante, se despierta y empieza a buscar por donde salir, y ya con los cabestros se manda a un corral donde este el solo y al otro día le dan de comer y le ponen agua en las piletas y ya se lo lleva el ganadero a su ganadería a que se recupere y lo dejan un año antes de echarlo con las vacas.
¿Algun toro ha lastimado a algun torilero?
- Una vez paso que un toro indultado lastimo a un muchacho que estaba barriendo, se levantó el toro y lo alcanzo subiendo las escaleras, le puso una paliza y le logramos quitar el toro, el muchacho se llamaba Felipe y tenía cornadas por todos lados, y ya que estaba curado ya no volvió a regresar. Esto lo hacíamos los lunes cuando indultaban a un toro yo iba a ayudarles, nadie me invitaba, no me pagaban pero me gustaba por estar ahí con los toros.
¿Alguna otra anecdota que recuerde ahora?
- Había una camioneta modelo 47 y me ponía a echar aserrín la metíamos, la cargaban los monosabios y yo la manejaba eso lo hice varias veces que llovía fuerte y una vez en aquel entonces no tenían espejos laterales veía yo por el medallón iba yo hacia atrás para ir por mas serrín, cuando oía que chiflaban mucho, hasta que me alcanzo un monosabio y me dijo que estaba enganchado otro monosabio en la camioneta, ya me pare y lo desengancharon, pero yo no sabía, se cayó y se le atoro el pantalón, lo bueno es que yo iba despacito hacia el túnel donde salen los picadores y no hubo problema. Otra cosa que me acuerdo cuando era joven la que era mi novia y ahora mi esposa, la llevaba y le compraba su boleto en frente, en sombra, siempre veía todos mis movimientos ahí después ya no quiso ir porque empezamos a tener hijos 3 hombres y una mujer y, ya que estaban grandes como de 15 o 16 años, me pidió el señor del sindicato si le prestaba a mis hijos porque le había faltado gente para dar volantes en las puertas y le dije, si claro se ganaban su dinero, después ya tuve a uno de torilero y me decía déjame recibir los toros y yo lo orientaba para lo que tenía que hacer y si lo hacía bien, estuvo mucho tiempo de torilero, pero después llego el tiempo de que se casaron y sus esposas ya no los dejaron ir, y ya para la temporada grande ya tienen sus derechos de apartado, mis dos hijos mayores, el tercero no tiene derecho de apartado pero solo va a las corridas buenas, y me gusta que les agrade la fiesta.
Otra cosa que me gustaba mucho cuando estaba el Dr. Gaona llevarle trocitos de azúcar a los toros, me los ponía en una mano y con la otra les acariciaba el testuz y les gustaba mucho el azúcar que les llevaba yo cada 8 días, y no me hacían nada, me lleve mi camarita y me sacaba las fotos y cuando salía el toro para que lo toreaban salía bueno, cada 8 días hacia lo mismo, nada más les enseñaba mi mano y venían caminando despacito y me gustaba mucho acariciarlos, al momento sentía como miedo, pero no me arrebataban ni nada y una vez le pregunte a mi esposa por mis fotos y me dijo que ya me las había tirado, me dio mucho coraje, fue nuestro primer enojo, pues como fue que me las tiro, ahora lo platico pero no lo puedo comprobar porque ya no tengo mis fotos, todavía me acuerdo y me da coraje.
Yo arreaba en los corrales, los que están ahí los estoy enseñando, tengo un sobrino que trabaja en la ganadería de Arroyo Zarco y es el que recibe los toros abajo, yo estoy arriba con la cuerda para hacerlo con mucho cuidado y que no rematen en una puerta y se rompan un pitón, yo les enseño a todos, al que recibe a los toros en la corraleta, ya los que estamos son 9 torileros, cuando hay un contratiempo con los toros yo les digo que hacer porque se ponen nerviosos, ya les digo que despacito y ya con la garrocha les empiezo a tocar sus costillas, les empiezo a hablar a los toros y me obedecen, esto es por la experiencia de tratar a los animales, todo tiene que ser despacito porque se rompe un pitón el toro ese es el problema y todo ha salido bien gracias a Dios, nunca se ha despitonado un toro dentro de los cajones, yo creo que uno ya lo trae en la sangre de tratar a los animales, sobre todo este tipo de toros que son peligrosos. Un día hubo una corrida nocturna, se brincó un toro y quedo atrás de la pared de la plaza, yo iba para abajo a cobrar mi dinerito, y los veo batallando con el toro, quedo atrás de los corrales, les fui a ayudar y tuvimos que romper la pared, estaba el encargado de los corrales, también en un sorteo se escuchó un golpe muy fuerte y la gente comenzó a correr porque el toro se quería saltar, inclusive hasta yo corrí porque no sabía que había pasado y yo no sabía por dónde me iba a salir el toro, pero volvió a caer al corral y ya no salto. Me siento muy orgulloso de estar ahí, también estoy ahí y en el estadio ayudando a arreglar cuando hay otro tipo de eventos.
¿Cómo es su trato con los toreros?
- Solo los veo en el patio de cuadrillas antes de partir plaza, los saludo les digo que soy el torilero, nos damos un abrazo, no somos de platicar y ya me voy corriendo porque tengo que estar en la puerta de toriles para arreglar todo. Manolo Martínez ni saludaba era muy alzado y me gustaba mucho como toreaba, el que era más amable era Eloy Cavazos, el hasta le daba a uno la mano en si todos los toreros en el ruedo son muy serios, dedicados a lo que van a hacer. Vi la cornada de Lomelin, fue cerca de toriles, se escuchó como cuando cortan una tela, de cómo le abrió el estómago, cuando intento pararse yo vi cómo se le salió la bolsa de los intestinos, se lo llevaron a la enfermería y ahí lo atendieron, también vi la cornada de un rejoneador en una corrida, para mí ya iba infartado, ya iba muerto, cuando cayó no metió las manos para no lastimarse ni soltó la rienda para nada.
¿Qué hace entre toro y toro?
- Cuando sale el toro esperamos a que lo piquen los picadores y si el toro sale bien ya cuando entran los caballos y termina la faena, entramos a otro cajón y metemos al toro que sigue y cuando ya va a salir, yo grito ¡divisa! y se la clavan con un aparatito que yo invente, sale el toro y volvemos a esperar a que se metan los picadores y así sucesivamente. Una vez había un toro de reserva en los corrales y el toro se fue fuerte contra los cabestros y me pisan un dedo de mi pie y me quitaron la uña completita, eran unas dolencias, los seguí arreando hacia los corrales, me siento, me quito mi zapato y calcetín ya que no aguantaba el dolor, me fui a mi casa y al otro día fui al doctor a que me curara. Ha sido lo único que me ha pasado, un pisotón de los toros mansos, con todo y eso así me iba a trabajar, esto fue hace muchos años, en mis inicios en la plaza.
¿Ha sido partidario de algun torero?
Son tantas tardes que me han gustado yo era aficionado de Manolo Martínez, lo vi desde la plaza “La Aurora”, me gustaba mucho como toreaba, y le sacaba el pase, también me gustaba Curro Rivera, Eloy Cavazos, Paco Camino, Enrique Ponce, “El Juli”, los veía cuando estaban esperando sus camionetas al final de la corrida, también conocí a muchos ganaderos que me conocieron desde chamaco ahí.
¿Qué hace un día que no hay toros?
- Ya no trabajo porque ya me pensionaron, pintaba coches, pero por la edad ya me sacaron, dure 35 años trabajando ahí y me sacaron 2 años antes porque llego un gerente nuevo y saco a todos los viejos y ahora me dan de pensión 2500 pesos, cuando salí de la empresa tenía mi taller en mi casa pintando coches, pero como hay muchos autos en la casa levantaban mucho polvo y la pintura no quedaba bien, quedaba ceniza, también pintaba casas, mi esposa ahora esta mala del corazón y la llevo al doctor pero mis hijos ya no me dejan trabajar, me dicen que ya me quede solo con lo de los toros, ya solo trabajo en la plaza y me dice el del sindicato que el que no me obedezca lo castigan, me obedecen porque tengo mucha experiencia ya que tengo 60 años moviendo toros. Toda mi vida trabaje desde niño la escuela no se me daba.
¿Que opinión tiene de la entrevista?
- Muy buena. Gracias.
Así conocimos a uno de los personajes de la fiesta brava, quien desempeña una labor importante aunque sileciosa y poco vista por el aficionado e incluso por muchos taurinos que no saben de este trabajo que desarrolla el Torilero José Ignacio Flores "don Pepe".

María López. Representante en México de Justo Algaba
“El toreo es el único arte que crea más arte”
 

La puerta de toriles ya se abrió, don José Ignacio Flores es quien abre.
De espalda a la foto el jefe de torileros ve salir a muchos toros
Atento a la salida de los toros, el jefe de torileros don Pepe Flores
A cientos de toros y novillos le ha abierto la puerta de toriles
Desde antes de que metan a los toros en los cajones, los torileros trabajan
Ahí en la puerta de toriles se le ve trabajando a don Pepe cada domingo
A los toros indultados también le toca a don Pepe cuidarlos cuando entran
Mas de 60 años como torilero lleva don José Ignacio Flores en la México