Entrevista


Las Manos del maestro Ramón Reveles

Alfredo Flórez
4/5/2017

Estaba pintando en uno de sus grandes caballetes que tiene en su estudio-habitación, desde donde han salido cientos de obras pictóricas y aún sigue produciendo más casi cada día, ya no tanto como antes, pero produciendo finalmente a sus ya casi 91 años de edad.
Lo que me llamo más la atención del maestro Ramón Reveles Prieto, es que, a su edad, sus manos son la mejor herramienta de todo su cuerpo que sigue vigente a pesar del tiempo transcurrido, ya que no todo le responde como antes, sus piernas, sus brazos y en ocasiones tampoco su cuerpo que se resisten a doblegarse, a dejar ver que han sido ya un buen cumulo de años los que han pasado por él. Sin embargo, a la par y yo creo que, con gran lucidez, su memoria y sus manos, siguen “trabajando” como siempre con gran brillantez.
Las manos del maestro Ramón Reveles, revelan el paso del tiempo, pero no de hoy, de siempre, las ha tenido deformes en algunos de sus dedos, por usarlos en el constante doblez de las telas para montarlas en bastidores de diversos tamaños, algunos casi murales que pasan de los dos metros y más, y de otros lienzos que por pequeños requieren mayor fuerza y habilidad para montarles las telas donde ha pintado, en especial los dedos pulgares de las dos manos, más el de la mano derecha, el pulgar, lo tiene casi doblado hacia afuera por la fuerza con que “jala” las telas para estirarlas y ponerles las grapas en sus costados, también el dedo pulgar de la mano izquierda está casi igual de deforme, talvez un poco menos. Le siguen los otros dedos de ambas manos con cierta deformidad, aunque no tanto como los pulgares. Pero en especial esta ocasión me llamaron más la atención sus manos, que, manejando los pinceles, delgados o gruesos, despliegan los colores a las telas donde han de quedar plasmados en formas y espacios que, al cabo de algunos trazos, quedan las figuras que el maestro Reveles se propone dejar las ideas en los cuadros que le encargan o que él mismo se propone pintar por gusto o porque le nace pintarlos.
Repito que impresiona verle pintar con la misma soltura que hace años se le ha visto pintar, son manos duras, deformes por el tiempo, pero agiles a pesar de los más de 90 años que lleva y por lo menos, unos 85 de ellos, dibujando y pintando, por su inquietud prematura desde niño en plasmar lo que sus ojos veían y su mente le dictaba, como a la fecha le sigue dando materia para llevarla a los lienzos. Las manos del maestro Ramón Reveles son el reflejo de cientos, de miles acaso, de pinturas que ha desarrollado a lo largo de su brillante carrera como pintor exequible en todo tema que se ha propuesto pintar y, ahora lo sigue consiguiendo con sus manos y el cerebro de arte del que fue dotado.
Entrevistarle pensamos, sería poco lo que pudiéramos sacarle de su basta y extensa vida de artista en un escrito, con verle pintar y verle manejar los pinceles que llevan los colores a sus lienzos, con sus manos que mejor describen lo que ha sido y es, este maestro de la pintura, por cierto y sin que lo diga él, han pasado también por esas manos duras y agiles a la vez, cientos, miles y podemos apostar que millones de pesos, mismos que ha cosechado con esas manos y su arte depositado en lienzos, en tablas, en láminas y muchos materiales donde ha dejado plasmadas sus obras. Pero, ¿dónde están esos millones de pesos?, donde han ido a parar si lo vemos que vive al día y en ocasiones, no tiene ni para saborearse un rico platillo por falta de dinero. Donde están aquellos que le han mandado a hacer pinturas, cientos de retratos de famosos personajes, paisajes, cuadros costumbristas y cuadros taurinos que luego se venden en reproducciones por miles, por millones.
Hoy en día ya no hay casi nadie que le visite, a no ser que por este medio se enteren de que sigue pintando a sus más de 90 años y con el mismo arte, aunque no con la misma ligereza, pero si con la madurez y la maestría que el tiempo le ha dado de tanto pintar.
No, ya no hay quienes volteen a verle, o por lo menos a agradecerle lo que ha realizado en tanto tiempo de pintar a tantos toreros, a tantos políticos y personajes de la vida que le dieron eso sí, fama por sus pinturas y el mucho dinero que paso por esas manos duras, se le fue en repartir las ganancias que en muchas ocasiones, se le fueron en darles a sus “amigos” todo lo que le pidieran con tal de sacarles de algún problema. Bohemio, si, lo fue y lo sigue siendo, ahora sin un quinto como se diría coloquialmente, aunque, todavía hay alguno que otro que le recuerda y le manda pintar un cuadro para presumir la firma de Reveles, el pintor de los murales de la Plaza México, (que por cierto son otro tema a abordar próximamente en esta página) y presumir ser dueño de un lienzo plasmado con esas manos privilegiadas que Dios le dotó al maestro Reveles.
Ramón Reveles y sus manos junto con su brillante mente a los 90 años, siguen creando, pero ya sin que se lo pidan, sobre todo los toreros actuales, para que les plasme esos momentos de triunfo o bien de sus imágenes vestidos como Reyes, enfundados en sus ternos de luces. Preguntamos entonces ¿Dónde están los toreros de hoy en día que ya no se preocupan por verse pintados como antaño en un cartel, como sus familiares o como toreros solitarios que buscaban ser “retratados” por los artistas del pincel? Reveles ha pintado a muchos famosos toreros de antaño como los “Armilla”, los Silveti, los Garza, los Gaona, los Sánchez, los Huerta, los Caleseros, los Procuna, los Martínez, los Rivera, los Pérez, los Castro, los Camino, los Arruza, los González, mexicanos, españoles y sudamericanos y también de otras nacionalidades, que ya no se hacen pintar como los toreros de antaño. Igual ganaderos de antes que gustaban de tener sus toros pintados, no retratados como hoy en día, donde ya cualquiera que tenga una cámara o un teléfono celular, sienten que ya tienen el “recuerdo” de sus toros, cuando el valor de una pintura tiene más importancia que la impresión de una foto, sin quitarle el mérito a los verdaderamente profesionales de la lente, de los que por cierto también se nutren los artistas de los pinceles para sus creaciones, pero nunca seran como una pintura, como un cuadro hecho a mano, que tendrán el valor artístico y reconocimiento al tiempo por la firma del autor.
Hoy las manos del maestro Ramón Reveles, revelan el tiempo por el que han pasado, pero también esperan a quienes sepan valorar el arte de una pintura y mejor aún, plasmar el momento triunfal del torero para pasar a la inmortalidad con alguna obra maestra creada en los ruedos.
Las Manos del Maestro Ramón Reveles nos dicen mucho más que una entrevista.

 

Ramón Reveles: Artista pintor de miles de cuadros
Manos creadoras las de Reveles
El arte de Ramón Reveles sigue vigente
Una muestra de sus ultimas obras pintadas con maestría
Los toreros de antaño se mandaban pintar a los artistas como Reveles
Las manos y su mente brillante siguen creando obras de arte